El fútbol sala gana adeptos en España

Desde 1930 el fútbol sala o el microfútbol se ha abierto camino en el gusto de los fanáticos a la adrenalina. Se trata de un deporte muy parecido al fútbol, pero que se juega en espacios cerrados como centros deportivos cerrados.

Estos sitios cuentan con grupos electrógenos muy potentes (los de la marca kaiser son una muy buena elección) porque el aire acondicionado del sitio tiene que estar a tope durante el partido. Las consolas de aire suelen ser equipos altos consumidores de energía, así que los organizadores refuerzan el circuito con la instalación eficiente de grupos electrógenos que apoyen durante los partidos.

El llamado también fútbol de salón o futsal es rectorado o administrado por la Asociación Mundial de Futsal (AMF), fundada en 2002 y que posee sus oficinas centrales en Asunción, capital del suramericano Paraguay.

Este deporte nació precisamente en Uruguay, país con una larga tradición futbolera. Dicen los historiadores que la falta de espacios al aire libre para practicar el deporte rey hizo que los pequeños jugadores optaran prontamente por los espacios cerrados.

Nació así un deporte que actualmente tiene espacio en el Campeonato Mundial y las Olimpiadas, los Juegos Centroamericanos, los Juegos Bolivarianos, los Juegos ODESUR, los Juegos Mundiales, la Copa del Mundo de Selecciones Nacionales, la Copa Confederaciones de fútbol sala, la Eurofutsal, la Eurocopa de Fútbol Sala, los Panamericanos y Sudamericanos, la Copa América de Fútbol Sala, el Campeonato Africano de Futsal, el Campeonato Asiático de Futsal, el Campeonato de Futsal de Concacaf, el Campeonato de Futsal de la OFC…   

La fiebre de fútbol sala de los montevideanos pronto cruzó fronteras, y echó raíces en el resto de América Latina, y finalmente llegó al viejo continente, Europa.

Las reglas básicas de fútbol sala toma prestadas algunas ideas de hermanos como el baloncesto, el balonmano y el waterpolo.

A diferencia del fútbol, los partidos de fútbol de sala duran solamente cuarenta minutos, frente a los noventa de su padre deportivo.

Por otro lado, cuenta con solo cinco jugadores en el campo, frente a los nueve del fútbol. Ambos juegos cuentan con porterías y sus respectivos porteros o arqueros, figuras claves para marcar puntos o defender el marcador.

Pero al final, unas reglas más, unas reglas menos, lo cierto es que a muchos jugadores y entusiastas les encanta pasar el rato jugando un poco de fútbol sala. Se trata de un deporte muy entretenido y divertido a la vez.

Además, tiene la gran ventaja de que los jugadores pueden reunirse en muchos sitios dentro de la ciudad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *